Virginia Commonwealth University

Make it real.

Los Mixtecos de Richmond encuentran una barrera de lengua

May 3, 2012

Por Zack Budryk y Christine Stoddard
Capital News Service

RICHMOND – En la educación pública, la filosofía de hacer lo mejor para el número mayor de gente reina supremo. El programa de inglés como segunda lengua (ESL).  del sistema de las escuelas públicas de Richmond es un ejemplo de esta filosofía.

En un sistema escolar en que casi el noventa por ciento de los estudiantes son afroamericanos y nativos de Richmond, servir a las comunidades inmigrantes—especialmente las pocas conocidas—sería una prioridad secundaria.

El grupo meta para los recursos de ESL son claramente los hispanohablantes de los 13.000 latinoamericanos en la ciudad. Los indígenas como los mixtecos de México, no pueden cosechar todos los frutos que ofrecen estos programas porque el español no es su lengua natal.

Quizás el observador ocasional no notaría la diferencia entre la lengua y la cultura de la comunidad mixteca en Richmond u otra comunidad latinoamericana inmigrante en la ciudad, ni tampoco ninguna maestra típica, ni consejera escolar ni especialista de educación. Para los mixtecos y sus aliados, la distinción es muy evidente.

Los mixtecos de Richmond provienen del pueblo pequeño y aislado, Metlatónoc, en el estado sudoeste de Guerrero en México. Son amerindios puros, no de descendencia española, y hablan su propia lengua mixteca que pertenece a la familia lingüistica Otomanguean.

Esta familia lingüistica representa un grupo de lenguas que hablan más de 50.000 indígenas mexicanos, aunque el número de gente que habla el mismo dialecto de los mixtecos de Richmond es mucho más pequeño.

“Su español no es muy bueno,” dijo el padre Shay Auerbach de la parroquia del Sagrado Corazón, donde la mayoría de los miembros de la comunidad mixteca asiste  a la misa en el distrito de Manchester. “Y algunos no pueden leer ni escribir en español y punto.”

Mass in the Mixtec community

Como muchos sistemas escolares en Virginia, el distrito escolar de Richmond ha diseñado su programa de ESL tomando en cuenta a los hispanohablantes. La oficina de enlace bilingüe para los padres con niños de ESL, por ejemplo, asegura que los documentos y los anuncios escolares estén traducidos al español para los padres pero no necesariamente a otros idiomas.

El problema existe en las afueras, también. El sistema escolar del condado de Henrico, por ejemplo, tiene un oficial de enlace para los padres hispanohablantes pero no hay nadie para  incluir a los niños y padres que hablan otros idiomas extranjeros, particularmente las lenguas amerindias.

Auberach dijo que el analfabetismo agrava la falta de un idioma común. I don’t know what exactly the original sentence is, but perhaps this is the essence of what you are trying to comunícate:  Sin un idioma común compartido entre todos los inmigrantes, el analfabetismo aumenta el aislamiento de los que pertenecen a una minoría lingüística. (don’t forget the umlaut over the u)

“Mixteco es una lengua escrita, pero muchos de los mixtecos no lo saben,” dijo él . Solamente algunas escuelas en México enseñan las lenguas indígenas, declaró Auberach.

Mary Wickham, la directora del Centro del Sagrado Corazón que está afiliado con la iglesia, dijo que la barrera idiomática varía en la comunidad mixteca.

“Los niños hablan un inglés bello,” dijo Wickham, “No sé como hablan el español pero probablemente hablan mejor inglés y mixteco que español.”

Paradójicamente, aprender el inglés en la escuela sería a la vez útil para los niños mixtecos y perjudicial a sus padres, porque entre ellos (los adultos) y las escuelas sigue/existe/hay la barrera comunicativa, dijo Wickham.

“La pauta normal si son hispanohablantes o hablantes de mixteco, es que los niños aprenden inglés más rápido que sus padres porque lo estudian en la escuela,” dijo ella.

“Y pues llegan a ser los traductores y esto puede ser bueno pero también tiene un lado negativo, porque les da mucha responsabilidad a los niños, y esto puede ponerlos en situaciones en que no deben estar involucrados.”

Esto sería un gran peso de responsabilidad para los niños con padres que hablan lenguas extranjeras.

El sistema escolar de Richmond tiene 21 maestros de ESL. Este año, el distrito anunció que ayudó a 1.000 estudiantes con competencia limitada en inglés. Estos estudiantes hablan aproximadamente 30 lenguas diferentes, desde africaans y árabe a vietnamita y yoruba. La inmensa mayoría (más de 770 de los estudiantes) hablan español.

El número de estudiantes con competencia limitada de inglés ha crecido dramáticamente en Richmond y en todo el estado de Virginia en años recientes. Hace ocho años, por ejemplo, Richmond tenía menos de 400 estudiantes que necesitaban los servicios de ESL.